¡Sigue mi aventura!
Zona Prensa

Etapa 10: Cristina Gutiérrez escapa de los muchos problemas que se han vivido en la etapa maratón

Etapa 10: Haradh-Shubaytah. Distancia total: 608 km. Especial: 534 km

La entrada en el “Empty Quarter” ha traído consigo las dunas más grandes de este Dakar
El Mitsubishi Eclipse Cross de la piloto burgalesa ha terminado la jornada prácticamente en plena forma

Cristina Gutiérrez y Pablo Huete ya están a dos jornadas de su objetivo de terminar el Dakar. La piloto burgalesa supo sobrevivir a una de las etapas más temidas, si no la que más, del itinerario de la carrera de coches más dura del mundo: la maratón. Consciente de que no había asistencia al final del día y que con “lo puesto” habría que acometer la siguiente, Cristina Gutiérrez antepuso la conservación de la mecánica a la toma de riesgos y, con un pilotaje dotado del equilibrio perfecto entre decisión y cautela, finalizó la jornada en el puesto 36º absoluto, 7º entre los 4×4 diésel mejorados. Al término de la jornada, su puesto en la general seguía siendo el 43º absoluto y 7º de clase.

Cambio de registro total en la jornada de hoy. Tras una novena jornada más bien de transición, hoy la carrera franqueaba el paso de Haradh y se adentraba de lleno en el “Empty Quarter”, una inmensa zona despoblada del sureste ocupada por el Desierto de Rub Al-Jali, uno de los mayores del mundo y que sobrepasa las fronteras de Arabia Saudí para adentrarse en Yemen, Omán y Emiratos Árabes Unidos. Se le considera uno de los lugares más inhóspitos del planeta.

Cristina Gutiérrez: “Nos hemos enterado de la cancelación de la segunda parte de la especial justo en la neutralización prevista por la organización. En este caso nos ha favorecido, porque veníamos con dificultades en la rueda trasera izquierda, donde uno de los espárragos se ha roto y ha provocado que quedaran sesgados los otros cuatro. Llegamos a temer por no poder continuar. Por suerte, como el camión de asistencia traía la pieza, Pablo ha podido sustituirla en el final de la etapa. Mañana es el penúltimo día y ya se va notando un poco el cansancio, aunque las ganas de terminar la carrera con un resultado positivo están intactas. Lo más complicado de hoy era que había muchas dunas cortadas, que vienen tras una llanura y no se ven. Las motos han tenido varios problemas en ellas y también algún coche. Cuando hemos pasado nosotros, los camiones las habían dejado más visibles y apenas hemos tenido problemas. Hemos entendido que la organización haya decidido cancelar la segunda mitad de la especial, porque sin visibilidad no era cuestión de correr riesgos y si los helicópteros no podían volar, mejor así”.

La jornada de mañana supone la vuelta a Haradh, en una jornada cuyo itinerario comprende 744 km en total, con una especial de 379 km.

Descargar Imágenes: